Elegir un dispositivo: Scooter Vs. Silla eléctrica

Publicado por: Baterías Super En: Sillas eléctricas

En la entrada anterior sobre dispositivos de movilidad hacíamos un repaso por las distintas opciones, sin embargo, es evidente que las opciones más habituales y viables para la mayoría de personas con problemas de movilidad (sobre todo si también afectan a la parte superior) suelen ser las sillas eléctricas y los scooters.

En este sentido, se hizo un breve resumen de las características de sillas eléctricas y scooters, la intención aquí es determinar comparativamente y con más profundidad sus particularidades. Para ello estableceremos una serie de parámetros que comparar, y que así sea más fácil la decisión de compra:

 

Sillas eléctrónicas

Scooters

Precio

Suelen ser algo mayor

Rango de precios amplio

Estética

Gran variedad de opciones

Similares pero con cierta variabilidad

Financiable por el sistema público

Sí en determinados modelos y precios

No

Control postural

Gran variedad de opciones

Prácticamente inexistente

Tamaño

Menor tamaño generalmente

Con cierta longitud dado su diseño

Forma de control

Gran variedad de opciones

Manillar

Transferencia

Sencilla

Imprescindible desde la bipedestación

Estabilidad

Muy estable

Dependiendo de los modelos

Accesibilidad

Muy alta

Limitada

Autonomía

Depende del modelo

Depende del modelo

Maniobrabilidad

Alta

Limitada

Puntualizando algunos aspectos podríamos afirmar que las sillas suelen ser más caras, especialmente si se realizan personalizaciones, lo que en muchos casos es inevitable, afortunadamente en estos dispositivos es posible. Probablemente su gran ventaja es que permiten una serie de adaptaciones, ya contempladas por los fabricantes, que se adaptan a multitud de situaciones de adaptación postural como de manejo o conducción, existen una gran variedad de mandos de control que se pueden controlar con la parte corporal del usuario que controla con más precisión y eficacia.

Respecto a la estética, pese a parecer algo trivial, es muy importante en cuanto a la automagen de los y las usuarias, desde personas (generalmente jóvenes) que desean personalizar o “tunear” sus dispositivos hasta aquellas que quieren pasar lo más desapercibidas posibles. En este sentido hay que destacar que existen reticencias por determinados usuarios a rechazar la silla de ruedas por prejuicios, valorando los scooters como menos “señaladores” de determinada condición funcional. Este nunca debe ser el criterio para elegir, la decisión debe basarse en un análisis de las capacidades funcionales y forma de vida.

En la autonomía de ambos dispositivos, no se podría hablar de grandes diferencias entre ambas categorías de dispositivos de movilidad, las diferencias estarían dentro de cada grupo ya que la horquilla de amperaje disponible es múy amplia tanto en sillas como en scooters. Tal como recomendamos en otra entrada es importante tratar de tener un amperaje considerable salvo que realmente el uso sea muy limitado, aparte de las ventajas en autonomía, a la larga puede resultar económicamente más rentable porque las baterías se sustituirán con menor frecuencia.

El tamaño, accesibilidad y maniobrabilidad están relacionadas, hay que tener muy claro qué necesitamos y qué podemos hacer con cada dispositivo, probablemente no podamos entrar al cine con un scooter, o a un restaurante o incluso a determinadas partes de nuestra vivienda. 

Como resumen, y a riesgo de resaltar una obviedad, la elección debe basarse en una valoración real de nuestra necesidad o dificultad funcional y en una previsión de cómo se va a desarrollar.

Como siempre te animamos a participar y expresar tu opinión en nuestras redes sociales. 

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre